28 ago. 2011

Delirios

Toda una vida en cada respiro, ¿cuántas he llegado a tener?...
La euforia es encantadora y peligrosa al mismo tiempo, los episodios son la consecuencia de un conjuro universal ayudado por las reflexiones delirantes, el instinto salvaje y la intensidad del ser humano. El aspecto lunático aumenta los delirios y angustias inconsistentes que devoran todas las del mundo, el estomago se retuerce y aparecen los colores intensos, refracciones antropófagas, detalles agudos, códigos secretos, símbolos y dialectos cómicos. El golpeteo de los dientes sobre mis labios suena igual que un trueno, el corazón retumba en los oídos y el sudor de mi frente humedece toda la almohada. Cuando cierro los ojos estoy en lo profundo del océano y cuando los abro viajo en el espacio, y todo el tiempo aquella idea prevaleciendo... no existe ilusión alguna de la que se pueda esconder.

0 comentarios:

Publicar un comentario