26 abr. 2010

El extraño

Esta noche me di cuenta de que aquel extraño intenta cruzar mi puerta,
una autentica obsesión de un mosquito atrapado en galería de espejos,
toda una fantasía colgada en lamparas cristalinas,
desde donde me observan las arañas que habitan el palacio
de la gata juguetona que siempre me advirtió que las visiones eran ciertas.

Por estos pasillos despierta mi ilusión, guerra de galaxias, exposición de espejos
todas esas formas que con mi corazón compongo.
Todas mis ilusiones fueron puestas en los ojos de la amante,
todos los corredores a oscuras, todo lo que me invita a la ceguera
y la dama llena de secretos que ocultaban catres de champaña y armas.

Todos los antagonistas que tanto la protegían fueron desapareciendo,
fueron cayendo y dejando libre el camino, mis armas siempre fueron mas fuertes
caminos bañados en sangre de guerreros del amor,
muertes que me toco observar con desvelo provocando mi incendio,
Ahora no se apaga, es el origen de estos muros que contienen mis llamas.

Este fragmento de mi era, el gran salón de la muerte,
alma de guerrera en una caverna, que navega en una barca sobre el mar de mis lágrimas.
Da vueltas e infinitas vueltas, esperando a que cese la tormenta
mientras en tierra todos están gritando, allí si que están desesperados.
Mis energías son eternas, y aquel intruso no cruzara mi puerta.

Confundida e intrigada, me dispongo a describir el retrato de aquel tesoro apreciado,
con la tinta de las venas y con las palabras del silencio que causa mi soledad.
De las muchas noches amargas, de las grandes pasiones enfrentadas
de la guerra sin triunfante, del amor palpitante y de los ojos del destino.
Del pavor que me produce el etraño que asecha los contornos.

¡Guerrera levanta la mirada! puedes continuar con tu camino,
contemplando tal melancolía divina, el extraño ya no será un problema,
puedes continuar, ella te ha dejado sus huellas, no hay perdida,
continua en las escalas de mármol, sigue el rastro por donde camina la dama herida
dama que va dejando un sendero de sangre que desprende su vagina.

Aquel extraño, ya no me produce miedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario