22 ago. 2012

Señal de radio


La razón atascada en un redundante coma, el pum pom del corazón y el zumbido de algunos insectos son los únicos incidentes que puedo percibir diferente a mi entorno furibundo.
El pacto con la vehemencia, la furia para gritar y pelearle al intrépido soplo de aquél hombre astuto, ese irritante deja-vu!... cuando suena la melodía solemne de toda la burla, ¿qué diablos quieren hacernos entender?. Mi mente no es un pequeño espacio y una señal de radio no es lo único que puedo recordar. ¿Es algo real o es la magia que alimento con mis dedos?.

Parece que algo tiene que cambiar. dolor y alivio, ¿balance?. Está en lo más profundo, el peligro, la delgada linea roja, el miedo a volver, unas simples figuras que retratan un pueblo hambriento lleno de polvo y conductos que se conectan a la felicidad.
¿Felicidad?... No vivieron, existieron, mintieron, murieron y nunca la sintieron. Maldita prisión llena de sueños perversos. Aquí hay más muchísimos,  aquí están todos y nunca van a entenderlo.
¿Qué pasó con la astucia? en las grandes historias la logre escuchar...y hay que cavar, cavar hasta encontrarla.

0 comentarios:

Publicar un comentario