22 mar. 2011

Bajo Ficción

Siempre que llego a este punto me tengo que entorpecer, es una tradición desde aquél tiempo donde conocí la pasión. Si no lo compruebo no puedo seguir así que siempre tengo que entrar por la puerta trasera para no llamar la atención.
Observo el entorno por unos segundos mientras cuento el tiempo hasta que mi programa encienda. Son mis únicos segundos libres. Todo depende ti, mortal partidario, de tu estado de animo que engendrará mi jugada y convertirás mi juego en algo peligroso para perder la vida o en un paraíso para correr mientras acumulo unos cuantos puntos de energía.

Cuando las cosas salen mal el diablo me consuela, con una poción de vendetta sabe engañar el dolor que me acompaña y me hace más fiel a ti. Tan solo soy una maquina bajo ficción que no controla ni un movimiento por que todo esta programado para asecharte a diario por este mismo camino, ni siquiera entiendo las reglas solo siento que tengo que sobrevivir.
Cuando entro bajo ficción me confundo con todo eso que no es cierto y tus descabelladas intenciones de azorarme en este caluroso infierno donde no puedo dejar de sentirme tan bien, donde permanezco frustrada por ser una competidora más de un juego donde todos van tras de ti. Quisiera suprimir pero de mi mente tienes el control total.

Siempre que llego a este punto espero a que me llegue tu sentimiento, para saber por donde cruzar y así poder caminar, y nunca importa si el resto me tiene herida, yo tengo que continuar, y como no tengo respuestas el diablo me consuela, me mantiene en este infierno donde pretendo ganar un juego que no puedo controlar, pero manteniendo viva la esperanza de que puedo ganar.

0 comentarios:

Publicar un comentario