27 jul. 2010

Heroína en el espejo

Ya perdí por completo la voz, estoy atrapada en este espejo y permanezco inmóvil por la impresión que me causa el hecho de que los contornos no sean iguales. Cada vez se parecen menos y me inquieta que esa figura esbelta comience a deformarse. Los ojos comienzan a enunciarse y yo solo intento cerrarlos, perdí la conciencia de lo que pasa a mi alrededor.

La percepción me atrapa lo suficiente como para no querer que concluya, todo es muy paulatino, el tiempo no existe. La mirada esta completamente fija, mi silencio puede con el murmullo de la ciudad, eso permanece en la mente de los otros, quienes para mi ahora no viven, por ahora solo conservo este reflejo que tengo el frente; tu, yo. Al horizonte puedo ver que hay flores, colores, y un gran cielo.

El tiempo ha estado inmóvil por un instante, pero no tarda en advertirme de que es una falsa impresión, esa imagen es un demonio que arde y todo lo quema, puede encenderme la mirada caliente y viva de aquella criatura.

Espejo, ¿Por qué vuelves a decepcionarme? tu felicidad es temporal, siempre matas a mi heroína, la desenmascaras.

En medio de esta sensación tan subjetiva, que no esta anticipada por mis sentidos, el corazón late en todo mi cuerpo y los estímulos externos comienzan a intervenir. Recuerdo que por eso duermo, cerrando mis ojos logro la distracción, Infierno y paraíso, en estos momentos andan confusos. Lentamente contra el espejo voy cayendo, mientras veo que tus orejas se alargan y mis ojos se ponen negros, trato de mirar el suelo y no encuentro nada allí, solo un agujero negro, otra vez, de nuevo siento el fin.

Una sensación diferente se interpone en el momento y siento tus manos, que llegan justo en el golpe con mi frente, en medio del dolor tu me envuelves, escucho tu sonrisa, para ti el momento es divertido y con tu abrazo me sacas rápidamente de aquí.

Se me hace romántico que me tomes de la mano, y no me dejes dormir, me dan ganas de continuar despierta, mas sin embargo, un gran golpe me di.

1 comentario: