30 jun. 2010

Tejida con recortes

Ilustración por Sakina / MartinaM 2010
http://www.flickr.com/photos/martina-mesa

Todas esas horas, al parecer pocas, me han roto el pecho y ya no tengo remedio. Por todos lados estoy sangrando y dejando el rastro. Desde hace poco ya todo me parece muy extraño, todo parece lejano, he llegado a otro planeta. Cuando veo mi reflejo me veo como una muñeca tejida con recortes de no se donde, no entiendo una sola letra, ¿que idioma es ese?. En el segundo nivel, un piso de ajedrez me cuenta una historia en cada cuadro, unos son blancos y otros son negros, ya me los se todos y no quiero saber mas de ninguno, son todos iguales, solo cambian el formato. Ya me encuentro caminando sola en esta tierra lejana, lentamente soportando la tempestad, preguntando a mis recuerdos quien me trajo aquí, ya lo he pensado varias veces, y siempre llego a la conclusión de que fue por mi amigo deseo. Ya salir de aquí es imposible, he intentado correr pero el viento no me deja, presiono el aire para poder salir y no se rompe, he tomado la decisión de quedarme aquí parada mirando no más. No intentes ni hablarme, igual me siento sola aquí, no puedo hacer lo que todos quieren y no puedo salir, así que aquí parada me quedare, sin hacer nada, solo mirando que todo vuele a mi alrededor, mientras el viento se calma. Cada paso que doy pesa muchas toneladas y se va roba mi energía, mejor me río de todos por que la verdad, muy divertidos se ven. Cuando todos corren y me ven aquí parada me miran con recelo. Hace mucho tiempo trate de caminar con todos, dejando que aquel aire me llevara, pero termine melancólica, llorando entre todos, no podía soportarlo, entendí que estaba en el planeta equivocado, no se como llegue aquí, pero fue por un error, y lo mas probable es que encuentre la respuesta. Mientras el sonido entra por mis oídos, me detengo, y ya no ando mas, no voy a ver mas al lado, ni al frente, ni atrás, solo a las estrellas, para siempre, por que así mientras el sol me llene de luz, las puedo seguir viendo, atravesar las nubes y el cielo azul, y volar junto a ellas, sentarme y hablar, por que ese idioma si lo entiendo, y a la tierra volver cuando lo desee, me produce risa estar aquí, mucha, y son tan ciegos que no lo ven. Sienten como si fuera un fantasma, un fantasma mirando tus ojos, observando todo lo que te pasa, y a todos, simplemente de todo, sin hacer nada, mientras mi pecho sangra, por ser de otro planeta, por no ser como tú.

3 comentarios:

  1. Creo que tomaste mucho café cuando se te ocurrió eso, te felicito estoy muy profundo.

    un abrazo!

    Estebancito.

    ResponderEliminar
  2. A veces no se puede luchar, simplemente hay que estar,estar esperando el momento adecuado, hacerle frente a la diferencia, disfrutarla, aprovechar lo que esta genera, la corrupcion y la ambivalencia, la envidia o el deseoo.

    tejer poco a poco la telaraña, ganarse sin afan unos adeptos....

    ResponderEliminar