24 jun. 2010

Extracción

Primer acto:
Las luces ya están encendidas



Extracción de la roca de la locura, en una zona profunda de la boca.
Una sedación intravenosa acelero un poco mi corazón y las manos comenzaron a temblar, el dentista (que ya conocía mi cuadro clínico) me dice: - No te preocupes, la anestesia que le inyecte a tu boca contiene un poco de la sustancia que muy bien conoces - el sonríe un poco.

Noradrenalina (neurotransmisor de catecolamina, anestesia)

El dentista organiza sus instrumentos y regresa a mi que aun estaba temblando en la camilla, se sienta a mi lado.
- Vamos a conversar un poco mientras tu corazón se tranquiliza - el me dice. Luego de que la crisis de pánico se apagara un poco un poco, y de haber pasado de conversar con un dentista a convertirme en la amiga de el...comenzó el procedimiento de separación.

Cuando todo estaba limpio...

Ya no sentía mi rostro, estaba dispuesta a tranquilizarme mientras el sonido de los instrumentos metálicos rechinaban en mis oídos, la respiración del dentista, los pasos de las enfermeras que caminaban por el corredor, las risas de algunas de ellas... y sus murmullos... y yo... con mis ojos abiertos!... y mi boca muy abierta.
Y comienza el dentista a escarbar la roca, para mi fue como si la piel no existiera, solo podía escuchar el sonido de una pica escarbando una mina.

Omar el dentista...
Primera parte...
Sedada...

Segundo Acto
Se repite la historia

Instrumentos quirúrgicos...


Sangre...

Debate postoperatorio:
Adiós a ese órgano anatómico duro, enclavado mi cuerpo, adiós último molar en los maxilares.
Un dentista llamado Omar me hablo todo el tiempo.
Así que... los próximos días quedaran afectadas mi digestión y comunicación oral...

Por unos días no voy a poder desgarrar!

Grrr


Ni hablar...

Fotos tomadas por mi con mi celular.

1 comentario: