21 jul. 2013

Señales

Sombras de los delgados renglones tratando de ocultar la dirección de una mirada y la mente entregando su atención al sentido del olfato, un consentido que ya anda perdido con aquél aroma. Es por eso que las señales marcan suaves huellas en dirección a la alborada, aquella donde nacen los gritos de un recuerdo convicto que le teme al tiempo y que se esconde en el pico de los arboles, aquél que no es capaz de caer, ni si quiera cuando la exaltada naturaleza agita el bosque rápidamente!... ni cuando los lobos se comen entretenidos su señuelo. Aquél que solo quiere escalar hasta la cumbre por un recuerdo celoso cubierto con un pañuelo lleno del olor del placer.
Es por eso que las señales se hallan con la mirada fija a los arbustos que abren un pequeño túnel formado por laberintos enigmáticos, una red como las dibujadas en la palma de las manos, unas cuantas venas que con su furia hacen palpitar la tierra y abren la puerta, aquella que enloquece al mundo y que estuvo cerrada por tanto tiempo.

1 comentario:

  1. Me encanta, sos muy inspirada, tus textos son como brisas frescas para estos tiempos tan calientes

    ResponderEliminar