7 jul. 2011

Tus Parásitos

La obstinación de esta composición química, el resultado de un elemento estupendo y la materia análoga enmascarada en un espacio abierto con línea infinita. Las partes de mi cuerpo sin piel exhiben los músculos que se contraen en armonia con las venas rellenas de sangre dominada por tus parásitos, los que dejaste cuando me mordiste para alcanzar mi rastro y encontrarme con aquél color rojo que brilla en la oscuridad, preregrinando sin gravedad y sin poder decidir a donde ir.
Siempre te estoy esperando, a tu sombra que solo sus colmillos deja irradiar mientras me dominas sin dirección. Me satura el apetito, te siento cerca vampiro, te siento husmeando, te siento encubierto por las incalculables particulas que abundan en este universo.

0 comentarios:

Publicar un comentario