5 abr. 2011

Trasmisión

Desde chica andaba explorando esta pequeña tragedia, siempre estuve curiosa y ahora que la descubro tengo la oportunidad de asistir a la audiencia en el tribunal del edén, sobre los dulces meteoros que cubren tu firmamento. Sin más remedio abandono la ausencia y noto que es un lugar bastante diferente, la noche es más bella y la brisa me hace ingresar profundo sin dudar de la oscuridad.
Siempre temí encontrar un mediador pero que confortable es hallarte, al final del corredor el reflejo de la luna proyecta la historia en un telón de estrellas mientras el gato curioso olfatea mis zapatos por que soy una extraña, llega la armonía y se abre la persiana cambiando totalmente el espectáculo, entran colores y el suelo son nubes de primavera cargadas de la tormenta que contiene tus lágrimas, y eres tú, el que aparece firmando la linea del destino, la dibujas en el universo para que me entere de que aquí comienza todo.

Me has fascinado con tu melancolía mientras bailas sobre azulejos de cristal que resplandecen con cada uno de tus pasos, tan torpes por que tus ojos se han encontrado frente a mi navegando la fuente que nace de tu lamento. Estas nervioso, y estoy nerviosa. Es un corto pero profundo encuentro, me hace pensar en la vida y se que no la entiendo, tan solo penetra al interior de mi corazón y me altera las pulsaciones produciendo más inquietud, no quiero parar, soy un poco imprudente y estas cosas atrapan mi cabeza, yo soy tu, tu eres yo, es lo que puedo creer.

Se ha iniciado una trasmisión de magia entre nuestra existencia comprometiendo cada uno de nuestros pensamientos, no se que dirás pero ya nada se puede hacer, la reacción nos alivia la miserable emoción y una cálida transfusión entre nuestra sangre que aún no combina tan solo abstrae la química de nuestra mirada, esta cura me confiesa que tú esta pequeña tragedia también estuviste explorando.

0 comentarios:

Publicar un comentario