18 ene. 2011

Estrías

Bajo el pavimento se oculta una antro que goza de la hilera que impresiona esta leyenda. Hay muchas estrías y todas en direcciones diferentes, la sensatez solo quiere rozarlas y sentirlas con sus dedos, se hace la idea de que es el prototipo de las sierras que yo he caminado, el tacto montañoso tiene también su parte de pavimento y lo que fue un ligero roce ahora es un goce eterno.

Entre las dos fronteras que dan silueta a esta figura, la sensatez y yo preferimos una, se encuentra tan poblada de secretos que dan ganas de retorcerlos tratando de encontrarlos y deducir por que alteran tanto. Parece que el toque tiene la respuesta pero solo es un fraude, el goce se apropio del compuesto involucrando los planteamientos y sentidos que actúan a través de lo físico, aquí de pie, ella y yo tenemos una mascara.

En las paredes de ese antro elegido hay un expediente con muchas pretensiones, la prueba del cambio frustrado por que las montañas siguen creciendo y ocupando mas terreno. Cuando ellas hablan olvido el miedo y hacen que me sienta mejor, la sensatez llega con su masaje y un poco de dolor, tal vez es una revelación y no la entiendo, la confesión de los secretos, tal vez solo sea la autodestrucción y no lo admito.

0 comentarios:

Publicar un comentario