11 ago. 2010

Una a una

De nuevo he originado el dialogo entre mi organismo y mi mente,
esta circunstancia ya es muy frecuente,
situación que me tiene mansa y no se me escapan las lágrimas,
por que todo permanece retumbando adentro
en un agujero moreno que disipa mi interior.
Esta situación es conmovedora y logra confundirlo todo, a todos,
y aparentemente el lapso que transcurre puede ser muy gradual
pero todo va tan rápido, que sobrepasa las fronteras
de las horas que se hallan en nuestras realidades.
Ninguna palabra puede dibujar lo que se siente,
no obstante, solo basta el silencio,
esa maravillosa melodía que me lleva a la placidez.

Una a una comienzan a consumar,
el dialogo cada serie suele ser mas extenso,
tanto que comencé a sembrar la duda y pienso en ignorar,
pero el juez me espera para dictar la sentencia
quiere explicar lo que sucede en mi cabeza,
y dentro de esa duda esta el salir corriendo,
agotarme hasta el fin y no tener que suponer mas.

Tu porción día a día esta traspasando lo que suponía,
una pregunta llega a mi cabeza,
¿tu tranquilidad recubre mi objetividad?
y después de tantas pruebas sin ningún plan preciso
me haces depender de tu sabor, mm dulce sensación.
No obstante, solo basta el silencio,
esa maravillosa melodía que me lleva a la calma.

0 comentarios:

Publicar un comentario